Carrera Garganta del Río Leza

El Río Leza es un pequeño río que corre a lo largo de 42 kilómetros y atraviesa un puñado de comunidades en La Rioja, desembocando en el Río Ebro por su margen derecha. El recorrido es famoso ya que con el paso de miles de años se ha creado un cañón gracias a la erosión  que el río ha provocado lentamente.

Carrera Garganta del Río Leza
Carrera Garganta del Río Leza

Existe una ruta de caminata cerca de la comunidad de Soto de Cameros que permite admirar durante 14 kilómetros la garganta del Río Leza, sin embargo, se recomienda hacer este recorrido a aquellos que ya han practicado en carreras en suelo difícil.

Dificultades en el camino

El recorrido comienza al bajar por el mirador hacia Soto de Camero, sin embargo, es necesario tomar una desviación que permite tomar el sendero que corre justo al lado del cauce del Río Leza por varios kilómetros.

Una buena parte del trayecto se tienen que sortear obstáculos: en invierno la escarcha se mezcla con el paisaje las rocas y la vegetación se cubre de nieve lo cual complica aún más la marcha de por si compleja, la clave está en ir pegado al margen del río con cuidado de no resbalar y caer. El camino permite llegar hasta el pueblo de Soto, sin embargo, para llegar es necesario cruzar el Río, por lo que la única manera es quitarse las zapatillas y calcetines y cruzar el rio, que no rebasa más allá de las rodillas.

Luego se debe tomar el antiguo camino real, confinado por una cerca de metal,  es conocido como camino de Peñalamora. Por la ladera es obligatorio observar las icnitas (huellas fosilizadas de vertebrados), además el paisaje es impresionante, a pesar de la deforestación que se ha dado en el lugar los barrancos de hasta 200 metros de altura que llevan a la garganta del río son un excelente espacio para reflexionar. Se puede pasar al lado de las ruinas de varias aldeas que otrora fueran pueblos llenos de vida como el caso de la aldea de Villanueva de San Prudencio.

Los últimos dos kilómetros de la carrera transcurren en una recta sin desniveles hasta llegar al pueblo de nueva cuenta. Por el lado izquierdo se puede observar una magnifica vista del cañón de Rio Leza, se puede detener un poco el paso y admirar esta belleza natural antes de llegar exausto de nuevo al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *