Ruta de Cortijos del Alcuza (Málaga)

La Ruta Cortijos del Alcuza es una de las más importantes rutas cercanas a Málaga, permite recorrer un terreno agreste, con pocos tramos de dificultad avanzada, siendo las zonas más altas en donde mayor número de zonas de descanso encontraremos. Representa una gran cantidad de llanos que permiten pasar momentos de recreación en estos lugares, como un picnic o bien descansar en la ruta bajo un árbol.

Una de las principales ventajas de esta ruta es que no es necesario salir de Málaga para poder comenzar a tomar la ruta, la dificultad que representa es moderada, es una ruta de montaña corta con apenas una duración de dos horas y media en un recorrido a un ritmo moderado. Tiene una altura máxima de 850 metros y con total de 14 kilómetros en circuito.

Ruta de Cortijos del Alcuza (Málaga)
Ruta de Cortijos del Alcuza (Málaga)

¿Cómo seguir la ruta?

Se debe ir a las afueras de Málaga y salir del Barrio de San Alberto, la primera parada de la ruta es la Finca Cabello. Se debe entonces comenzar a subir por un extenso pastizal hasta encontrar el arroyo Pio Teatinos. Se continúa el recorrido hasta la Encina, después se pasará al lado de Cortijos caminando por un sendero rocoso hasta la zona de Los Gatos.

Se debe seguir hasta encontrar las ruinas del antiguo Cortijo de la Cirihuela, en donde se puede parar para tomar algunas fotos con el celular. Se continúa cuesta arriba al Cerro de San Antonio. Se debe caminar 3 kilómetros hasta la Casa de la Tormenta para poder subir al cerro de los Arcabuceros, desde donde se tendrá la mejor vista de la presa El Limonero, que se observa por la ladera del lado derecho que, aunque deforestado ofrece una hermosa vista a los caminantes. Después de esto se llegará al Alcuza. Para volver se pasa junto a los cortijos Pro y el puente denominado Hiper-Ronda rodeando los cerros que hace poco acabamos de subir.

En el camino se puede obtener hermosas vistas desde las alturas de la ciudad de Málaga, que será mucho más impresionante si al subir nos encontramos en las primeras horas de la mañana, cuando algunas de las luces del alumbrado público aún se encuentran encendidas, o al inicio del atardecer.

Además ofrece un buen panorama de la Presa El Limonero, que alimenta de agua a la ciudad, que en época de lluvias se encuentra llena y ofrece un hermoso paisaje de los 5 kilómetros del río Guadalmedina, con su muro de contención que curiosamente no se encuentra hecho de hormigón, sino de roca que se encontró a los alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *