Valle de Pineda y Pozo Curavacas

Perfil de la Ruta (Distancia km / Altitud m)
perfil-pozo-curavacas
Descripción de la ruta

Recorrido de la ruta: Vidrieros -> Valle de Pineda / Pozo Curavacas -> Vidrieros
Fecha de realización: 08-Jul-05
Longitud Total: 31,68 Km ida y vuelta
Duración aproximada: Un total de 6h y 18min. El llegar hasta el pozo Curavacas nos llevará unas 3h. Permaneceremos 1h en el entorno del lago. Volver hasta el coche nos llevará 2h y 18min.
Desnivel acumulado: 804 m en total.
Dificultad: Este es un recorrido apto para cualquiera con condiciones físicas normales si se realiza en bici tal y como aquí se describe. Esta ruta se puede realizar a pie, pero tendremos que pensar en hacerla en dos jornadas pasando noche en alguno de los numerosos chozos de pastores y refugios que hay en todo el recorrido. Si optamos por la propuesta de la bici, será muy conveniente ir bien equipados para poder afrontar posibles pinchazos, ya que aunque el camino está en condiciones bastante aceptables, en muchos tramos su firme está cubierto de piedras afiladas que pueden pinchar las ruedas. En época de deshielo, tendremos que vadear numerosos arroyos y regatos que bajan con fuerza de las montañas que arropan el valle de Pineda.

Breve descripción del recorrido:
# Yo propongo desde Vidrieros avanzar con el coche unos 2,5km hasta una explanada donde se ubican varios chalets y donde el camino deja de ser transitable para vehículos que no sean todo-terreno. en este punto echaremos a tierra las bicis y comenzaremos la ruta.

curavacas-ne
# Después de 1,3km y 10min de ruta en dirección E, el camino describe un giro hacia el N-NE a la altura de un refugio de pescadores cercano al río Carrión. 700m más de ruta nos llevan hasta el nuevo puente Pucherín (ver imagen nº 2 de la galería) por el cual cruzamos a la margen contraria del Carrión, la cual ya no abandonaremos hasta el final de la ruta. Después de pasar el puente, un repecho importante de otros 700m quizás nos obligue a echar pie a tierra debido a que el firme está lleno de piedra suelta que complica la conducción. Al final de este repecho se nos une por nuestra derecha el camino que viene de la localidad de Resoba. Desde este punto elevado se tiene la primera perspectiva amplia de lo que es el valle despoblado de pineda hasta donde nuestra vista alcanza, en dirección Norte, hasta Santa Marina (ver imagen nº 3).

santa-marina
# Este siguiente tramo de la ruta se aleja un poco de la orilla del río y se extiende durante casi 3,5km, hasta llegar a las inmediaciones del paraje conocido como Santa Marina. Durante esta parte del recorrido, a nuestra izquierda siempre nos ha acompañado el alto de las Lagunillas. En Santa Marina nuestra ruta vuelve a cambiar de dirección, ahora para dirigirse rumbo NO. En este lugar, el horizonte se cierra por el Norte con un modesto monte de paredes rocosas, a los pies del cual se ubica el refugio de Pescadores de Santa Marina, buena opción para pasar la noche en caso de necesidad. En Santa Marina el río Arauz que viene del Norte, tributa su generoso caudal al cauce del Carrión. Llegar hasta este punto nos ha llevado algo menos de 1h y habremos recorrido un total de 6,1km.

salida-del-pozo
# Este es el tramo más confuso de toda la ruta y para no complicarnos teniendo que vadear el Carrión, deberemos no hacer caso al que parece el camino más claro y que baja directo al río. Nos mantendremos siempre por el sendero de nuestra derecha y será conveniente bajarnos de la bici para cruzar a pie una extensión de prados justo delante nuestro. Caminaremos en dirección al refugio de Santa Marina (ver imagen nº5) en busca de un pequeño puente de Ladrillo y hormigón que nos ayuda a cruzar el arroyo de Arauz. A partir de aquí deberemos cargar con nuestra bici un buen tramo. Pasado el puente dejamos el refugio a nuestra derecha y deberemos intuir el pequeño sendero, que aunque bien marcado, se encuentra oculto entre las altas escobas que crecer entre la margen del río y el roquedo del monte de nuestra derecha. Recorremos unos 700m entre las escobas con nuestra bici a cuestas, hasta salir a un gran prado donde el valle se vuelve a abrir y donde se encuentra ubicado un chozo de pastores. En este punto podremos volver a montarnos en nuestra bicicleta. Este tramo a pie se encuentra marcado en color azul en el mapa de esta página.

puente-pucherin
# Ahora las bastas llanuras del valle de Pineda dominan nuestra panorámica, por primera vez observamos la cara NE del Curavacas y su cola de conglomerado verdinegro. Al fondo Peña Prieta y a la derecha el puntiagudo pico Lezna. El camino se dirige hacia el único paso posible entre las montañas que nos circundan, es el lugar conocido como “el Estrecho”, modesto desfiladero entre las verticales paredes de la cola del Curavacas y las estribaciones del pico Lezna. Hasta la entrada del estrecho hemos recorrido 11,5km y empleado un tiempo de 1h y 50min.
# Pasado el estrecho tenemos la sensación de haber entrado en un lugar más misterioso y que nos hace sentirnos lejanos de cualquier parte. Nos espera ahora la Vega de Cantos, en la cual cruzamos el río de Riañuelo que baja también del norte, de los puertos de Riofrío. Unas sólidas cabañas de piedra nos tranquilizan y nos proporcionan cierta seguridad en caso de que las inclemencias meteorológicas hagan acto de presencia en este aislado paraje. Unos 400m pasada esta construcción, dejaremos la bici escondida entre las escobas de la orilla del camino el cual continua dirección NO hacia los puertos de Riofrío. Hasta este punto hemos recorrido 13,6km y empleado 2h y 10min.
# Ahora comenzamos el tramo de ruta a pie abandonando el camino principal para dirigirnos campo a través hacia los escalones (ver foto nº 12 de la galería). Cruzaremos primeramente el río Carrión para dirigirnos unos 500m en dirección O, para después afrontar las subida por los escalones cambiando nuestros pasos a dirección S. No hay una senda muy clara en este tramo de ruta y tendremos que recorrer unos 1300m hasta llegar al pozo Curavacas. Tendremos que vadear varios arroyos plagados de modestas pero impresionantes cascadas, siempre buscando el ir ganando altura en dirección a una depresión que se adivina un poco más arriba, donde descansa el pozo Curavacas. El pozo no le veremos hasta estar encima suyo, está escondido de la vista pero será fácil encontrarlo, de repente, al superar una pequeña loma, aparece ante nosotros majestuoso y misterioso a la vez.

hacia-santa-marina
# Llegar hasta el pozo nos ha costado unas 3h y habremos recorrido un total de 15,5km. Sin duda alguna, el pozo Curavacas es uno de los lugares más recónditos de estas montañas y su historia está plagada de mitos y leyendas. Una de estas leyendas cuenta que el pozo se trata de un brazo de mar que engulle las vacas que se acercan a sus orillas, y luego devuelve sus entrañas entre tormentas borrascosas (fragmento del libro “Rutas por la Montaña Palentina” de Miguel Ruiz Ausín).
El pozo se encuentra en una verdadera hoya que forma en la ladera norte del Curavacas, junto a una antigua morrena glaciar. La vista de la cara norte del Curavacas desde aquí, es uno de los paisajes más espectaculares de toda la Montaña Palentina y solo por contemplarlo unos instantes merece la pena llegar hasta aquí.

panoramica-del-pozo-curavacas
# Después de reponer fuerzas junto al lago, emprenderemos el camino de vuelta. En el extremo más al Norte del pozo se encuentra el desagüe del mismo que se convierte en un caudaloso arroyo que se precipita hacia el valle. Junto a la margen izquierda de este arroyo se adivina un sendero bastante bien marcado que siguiéndolo nos permitirá cruzar el arroyo del Ves por un pequeño puente, para posteriormente dirigir nuestros pasos hacia el lugar donde escondimos nuestra bici.
# La vuelta a Vidrieros la realizaremos por el mismo camino que utilizamos para llegar hasta aquí y esta nos llevará aproximadamente 1h y 50min.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *